El Mercado de valores – Parte I

¡Hola amigos!

Hoy os presentamos la sección que seguramente ya habéis visto en el nuevo menú de navegación superior: “Brokers“. En esta sección vamos a ir publicando plataformas de inversión en los diferentes mercados de valores, poco a poco nos queremos desplazar hacia el campo de las inversiones, y creemos que las bursátiles no pueden faltar.

En este primer post, sin embargo, no vamos a presentar todavía ninguna plataforma, ya que consideramos que cualquier persona precisa de unos conocimientos básicos para poder empezar a invertir en bolsa, y para ello vamos a explicar, sin enrollarnos mucho y de manera clara los conceptos básicos de las inversiones en bolsa. Empezamos.

También tenéis los posts Mercado de Valores Parte II y Mercado de Valores Parte III

¿Qué es la Bolsa?


La bolsa es el mercado al que acuden las empresas para conseguir financiación. El funcionamiento sigue siendo el mismo que el de hace siglos (sí, la bolsa lleva siglos activa), y como es mucho más sencillo de explicar, os voy a poner un ejemplo claro y fácil.

A principios del S.XVI, en Ámsterdam (Holanda), como en todo el mundo, el comercio marítimo se pone a la orden del día, convirtiéndose así en la base de la economía de la época. Desde la capital holandesa zarpaban una gran cantidad de expediciones hacia tierras asíaticas en busca de especias y productos exóticos para después vender en el mercado occidental a un muy buen precio.

expediciones-en-barco

Como podéis imaginar, organizar una expedición de tal magnitud conllevaba una inversión económica importante, que, si todo salía bien, podría reportar numerosos beneficios. Para que os hagáis una idea, estas son algunas de las cosas a tener en cuenta:

  • Compra o alquiler de un barco durante meses.
  • Búsqueda de tripulación necesaria para un trayecto tan largo.
  • Las bodegas del navío tenían que encontrarse al 100% antes de zarpar ya que podían pasar meses hasta volver a tierra firme.
  • Esta gente no eran piratas, con lo que no saqueaban las Indias, sino que necesitaban dinero para poder comprar esos productos.
  • Dicha tripulación exigía un buen sueldo. De lo contrario era posible que se perdiera mercancía por el camino o que el barco no volviera nunca a puerto.

Si contamos todos estos gastos y algunos otros, comprobamos que es un desembolso importante para realizarlo una sola persona.

¿La solución? Buscar mercaderes (lo que hoy llamamos inversores), que financiaran una parte de la expedición, con la que a cambio obtendrían una parte de los beneficios que reportara, siempre manteniendo la proporción a lo invertido. Cada una de estas participaciones, es lo que hoy llamamos acciones. Esas participaciones no eran más que un pedazo de papel en el que se indicaba la inversión y el porcentaje de los beneficios que le tocaban al mercader.

En ocasiones, la expedición podía tardar meses en volver a puerto con los productos, y el mercader, por unas cosas o por otras necesitaba el dinero que había invertido en esa expedición. En ese momento es en el que nace la compra y la venta de acciones. Cuando ese mercader necesita recuperar su dinero, vende su participación a otra persona interesada, determinando un precio justo para los dos, y desde aquél momento la participación y los posibles beneficios pasan a ser propiedad del comprador.

Desde el momento en el que se emitían las participaciones, todo el mundo era libre de venderlas a quien quisieran. De la misma manera que todo el mundo era apto para comprarlas. Como imagináis, en el S. XVI, no había internet, ni televisión, así que las noticias tardaban algo más de 15 segundos en ir de una punta del mundo a la otra. Generalmente las noticias las traían otras tripulaciones. Al encontrarse entre los que iban y venían, se pasaban informaciones. Pensad por un momento que el barco en el que habéis invertido dinero ha tenido una avería, o peor, se ha hundido. Podías tener en tus manos un papel que sin tú saberlo, tendría un valor absolutamente nulo. Como no había manera de saber a ciencia cierta la verdad, la gente se tenía que fiar de lo que decían los tripulantes que llegaban de otros barcos. Más o menos lo mismo que ocurre ahora cuando una empresa tiene algunos problemas y la sociedad se hace eco de ello.

También podía pasar que el barco llegara a puerto, o que el producto que tenía que traer subiera de valor en los mercados europeos. En ese caso, el papel que tenemos entre manos adquiere un valor mucho más alto que el inicial, con lo que podíamos vender nuestra participación por un valor mucho mayor al de nuestra inversión, incluso antes de que el barco llegara a puerto. Como veis, el negocio ya no consistía solamente en el resultado final, sino también en la compra y venta de esas participaciones.

Salvando las distancias, el mercado actual, el del S.XXI funciona de la misma manera:

  • Las empresas emiten acciones para financiarse.
  • Una persona compra esas acciones o participaciones para sacar beneficio en un futuro.
  • Si la cosa sale bien (que una encuesta diga que la gente prefiere un iPad, a comer pescado), las acciones aumentan de valor y la persona puede venderlas obteniendo un beneficio.
  • Si sale mal, (fallo de fabricación de un iPhone), la participación perderá valor.

[Ejemplo extraído de Bolsa para Dummies, de Josef Ajram]

¿Con qué operamos hoy en día?


Hoy en día no sólo podemos invertir en acciones de una cierta empresa, sino que tenemos un gran abanico de posibles productos a los que podemos acceder. Vamos a explicar cuales:

  • Acciones: Es un título emitido por una sociedad que representa el valor de las fracciones en las que se divide el capital.
  • Divisas (mercado Forex): En este mercado se negocian las divisas. Este es el mercado encargado de determinar el valor del dinero a partir del flujo monetario. Se puede decir que es bastante independiente al mercado de operaciones comerciales reales.
  • Índices: Son cálculos que se realizan para conocer el valor de las acciones que representan un mercado en particular. De manera simple, un índice es un conjunto de acciones de diferentes empresas que operan en el mismo mercado o en el mismo sector. Si el conjunto de esas empresas aumenta de valor, el índice lo hará también. Seguro que alguna vez habéis oído hablar del Dow Jones (EEUU), Ibex-35 (ESP), Nasdaq 100 (EEUU), FTSE 100 (GBR).

246138431_67f25e4a6a

  • Materias primas: En este mercado es en el que se fija el precio de los materiales de manufacturación como el petróleo (algunas veces hemos oído que el bidón de petróleo ha subido. Es aquí donde se decide cuánto cuesta), aceite, oro, plata, etc.
  • CFD: Este mercado permite vender el producto antes de comprarlo, juega con el apalancamiento (del que hablaremos más adelante), haciéndolo un mercado algo peligroso. En resumidas cuentas, la gran ventaja es que podemos ganar dinero incluso cuando el valor esta decayendo.

Conclusiones


¿Qué os ha parecido el post? En este primero hemos querido asentar unas pequeñas bases de este mundo (demasiado grande para llamarlo mundillo), que algunos quizás ya conozcan y otros empezaran a conocer a partir de ahora.

Poco a poco iremos subiendo más posts explicando más conceptos sobre este tema y presentando más plataformas. Aunque por cierto, tenéis ya disponible desde hace tiempo eToro con la que podéis llegar a ganar dinero de manera bastante cómoda.

Ya que es un post denso y quizás algo complicado de entender, agradeceré que cualquiera sugiera modificaciones, mejoras, o que preguntéis dudas, como siempre.

¡Nos vemos!

About The Author

Apasionado de los negocios online. Fan del humor y del deporte. Dispuesto a ayudaros en lo que necesitéis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies